Abejas

Se la conoce como abejas, pero su nombre de origen es antófilos (Anthophila) y son un clado de insectos himenípteros, pertenecientes a la familia de apoidea. Si bien las más conocidas son las color negro con franjas amarillas, existen distintos colores según su especie.
En términos generales, las abejas son considerados insectos sociales ya que viven en sociedades organizadas, donde cada miembro posee una función específica que no varía a lo largo de su vida. Estas sociedades son llamadas colonias y, por lo general, se encuentran mayormente en lugares donde predomina mayor vegetación y, por ende, mayor cantidad de flores.
El gran producto producido por las abejas, conocido como miel, es una sustancia viscosa, azucarada y muy nutritiva con excelentes propiedades. Es por esto que el hombre se ha encargado de cuidar y criar a las abejas desde hace tiempo.

¿Qué tipos de abejas existen?
En principio, vamos a nombrar los tres tipos de abejas más conocidos: la abeja reina, las abejas obreras y las abejas zángano. Estos tres tipos son los que se forman en las colmenas, en una sola pueden formarse todas ellas. Una colmena es un nido construido por los apicultores (hombres dedicados al trabajo con abejas) para la crianza de las abejas.
La especie que se forma de un solo ejemplar, la abeja reina, es la única hembra que se considera apta para la reproducción de las mismas. Se conoce que pone alrededor de tres mil huevos al día, unos trescientos mil al año y, se estima, que puede llegar a producir casi un millón en toda su vida. Tal es así que este tipo de abeja pertenece al reino de los ovíparos: es la que puede aparearse y poner huevos.
La base de alimentación de las abejas está basada en el néctar y en el polen de las flores; sin embargo, la abeja reina es la única que puede consumir la jalea real.
El segundo tipo de abejas es el de las abejas obreras, las cuales son las encargadas de desarrollar las tareas necesarias dentro de la colmena. Suelen ir en busca del polen y el néctar de las flores, por lo que llegan a recorrer miles de kilómetros de distancia para conseguir su objetivo.
También, este tipo de abejas, son las encargadas de fabricar cera, de vigilar la colmena, de hacer limpieza y de mantener la temperatura adecuada de su hábitat. Es por esta razón el nombre que reciben: se encargar del trabajo duro que les permite mantenerse y conseguir los objetivos. Durante las épocas de verano refrescan el ambiente movimientos sus alas como si fueran ventiladores. En cambio, en invierno y en épocas de temperaturas muy bajas realizan movimientos espaciales con su propio cuerpo con el fin de producir calor; se conoce que dentro de la colmena, en esta época, la temperatura suele ser unos quince grados más alta que la temperatura del ambiente exterior.
Por último, el tercer tipo de abejas son las abejas zángano, que se caracterizan por ser casi el opuesto a las obreras: se conocen como verdaderos holgazanes. Viven a expensas de las abejas obreras, son las abejas machos de una colmena y se desarrollan en celdas más grandes que las obreras. Proceden de huevos sin fecundar, lo cual es característico de muchos himenópeteros, en el cual los machos tienen la mitad de los cromosomas que las hembras.
Suelen aparecer normalmente en la época primaveral y tienen un tiempo de vida aproximado de tres meses ya que si el flujo de alimento es escaso, las abejas obreras suelen expulsarlas lo que las mata de hambre o frío.
Este tipo de abejas se reconocen por algunas características típicas: tiene ojos grandes, suelen ser en general más grandes y poseen abdomen rectangular largo y robusto. El poseer ojos grandes se justifica para poder tener un amplio campo de visión para poder visualizar a las hembras vírgenes en el vuelo de apareamiento.
Las grandes funciones del zángano son: fecundar a la reina, producir calor y repartir néctar. Los zánganos realizan la llamada trofalaxis, conducta que consiste en repartir alimento entre las abejas obreras (casi a una cantidad de cincuenta obreras). El néctar de las flores, debe pasar varias veces por el buche de las obreras para poder llegar a convertirse en miel. Es en este proceso que las abejas zánganos contribuyen a elaborar la miel.

Fuente: Información

Productos para eliminarlas:

Insecticida Líquido Perfeno
Insecticida Líquido Proteginal
Insecticida Líquido Glacoxan
Insecticida Líquido Emulsionable Jaque
Insecticida Líquido K'othrina
Aerosol Fumixan Fog


Control de
Plagas

Los tratamientos son sencillos, mediante simples aplicaciones, que no molestan la diaria actividad utilizándose, para cada plaga y lugar un método y producto adecuado.

 

Leer más

Limpieza de Tanques

Se efectúa el vaciado total y se extrae el sedimento y objetos extraños, tomando las precauciones necesarias para que no se introduzcan por las cañerías.


 

Leer más

Tratamiento de Muebles

Este tipo de tratamiento se emplea cuando muebles u otros objetos, son atacados por polillas, taladro de la madera, escarabajos o termitas.


 

Leer más

Venta de Productos

Productos para Fumigación y Control de Plagas.
Contamos con productos y equipos para ser utilizados por particulares y empresas de fumigación de primera calidad.

 

Leer más

Oficina

Av. Maipú 1976 P.B., Oficina "G"
(1638) Vicente López

Tel: 11 4795-3865 (líneas rotativas)
Fax: 11 4791-7095
Whatsapp: 11 4193-4513


Ver ubicación en mapa

Local

Av. Cabildo 2230 - Local 92
Galeria Las Vegas
(1428)
Ciudad de Buenos Aires

Tel: 11 4786-7112


Ver ubicación en mapa


Redes Sociales